No hay comentarios

Vuelve la financiación hipotecaria al 100%

Las hipotecas por el 100% del precio de la vivienda regresan para captar nuevos clientes. Después de años supeditadas casi exclusivamente a las adquisiciones sobre inmuebles propiedad de las entidades financieras, ahora los bancos, han reactivado la comercialización de estos préstamos para la compra de cualquier vivienda y no solo para colocar su stock.

Hay entidades (las menos) que conceden directamente el 100% (o más) de modo ivo para hacerse con clientes de alta calidad: estabilidad laboral y capacidad de ahorro. En este nicho de potenciales prestatarios están, por ejemplo, los funcionarios sin otras deudas o los empleados de empresas privadas con reconocimiento en su campo o que ocupan altos cargos.

La segunda vía para acceder a una hipoteca al 100% es la tasación. Tras el ajuste de los precios, muchos pisos se están vendiendo por debajo de su valor tasado. El director editorial de iAhorro.com pone de ejemplo una casa con un precio de venta de 160.000 euros, pero con un valor de tasación de 225.000. El 80% a financiar ascendería hasta los 180.000 euros. En este tipo de operaciones, las exigencias de solvencia que se piden al demandante resultan más flexibles.

La tercera vía para conseguir sellar una hipoteca al 100% es mediante la aportación de ahorros o de dobles garantías. Los bancos también llegan al 100% si se hipoteca una doble garantía por la diferencia (entre el 80% y el 100%), como puede ser otra casa en propiedad o la vivienda pagada por los padres, que son los casos más habituales.

Con la ley en la mano, los bancos pueden conceder estos préstamos si lo creen conveniente, aludiendo a que, en ese caso, no pueden utilizarlos para emitir cédulas hipotecarias o bonos de titularización.

La Ley Hipotecaria, de 1981 y modificada en 2013, hace referencia a un importe máximo a financiar del 80% de valor de tasación y a un plazo tope de amortización de 30 años, pero solo para regular los préstamos elegibles que sirven a los bancos de colateral en la emisión de títulos hipotecarios que compran los inversores.

A los bancos solo les puede compensar vender estos productos para la captación de clientes solventes o para la liberalización de su stock de casas.

La demanda de nuevas hipotecas para la compra de una casa crece mes tras mes desde hace más de un año y la banca lo sabe. De ahí que las entidades financieras hayan puesto en marcha toda su maquinaria comercial para seducir a los potenciales clientes.

Comentarios (0)